La capacidad de asombro es sorprendernos ante lo que vivimos como nuevo, ante lo que experimentamos por primera vez. La vida nos da sorpresas y no podemos evitar las emociones que nos trae hacer algo que nunca habíamos hecho, ir a donde nunca hemos estado, descubrir algo que desconocíamos o sentir algo que no esperábamos.

Lo nuevo nos ilumina la mente, las pupilas se dilatan, el corazón se acelera y no podemos sino abrir la boca. Y además es inolvidable. Si pudiéramos vivir cada día como si fuera el primero, permaneceríamos jóvenes. Ese sentimiento que tenemos al vivir algo por primera vez, es nuestra inspiración para el catálogo No 4 de La Plata.